‘Jei Beibi’, la trayectoria de Café Tacvba en trece canciones

Como dicen por ahí, “lo bueno cuesta y lleva tiempo”. Una vez más, después de cinco años de espera, el cuarteto de Satélite no decepcionó. No hay manera sencilla de describir el disco después de escucharlo por primera vez, ya que es una total sorpresa. Jei Beibi es algo muy diferente a lo que estamos acostumbrados a escuchar de la banda; pero conforme escuchas, el disco, voluntaria o involuntariamente, aborda la historia de los estilos (si es que hay un estilo) de Café Tacvba, agregando algunos más en el camino. Jei Beibi es algo más que un disco, es una acumulación de 28 años de estilos, experiencias, y sonidos.

El disco abre con 1-2-3 y con la frase “Jei Beibi, te quiero así, por favor no pierdas la cabeza”, un comienzo pop, alegre y perfecto para romper el hielo, que de pasada consigue hacer una sutil referencia a los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Siguiendo este alegre comienzo, es la canción más oscura del disco, Matando con la letra “me escondo, pero nunca logró huir, cuantos seres vivos, cobrarán esa gota de agua que desprecias.”

El tercer sencillo, Automático es una canción corta y rápida que, en mi opinión, habla de la indiferencia con la que vemos a veces la vida, de un modo automático: trabajo, celular, internet, Facebook, repitiendo el mismo patrón día tras día. A esta le sigue Enamorada, una canción que empieza lentamente, tomando el ritmo de un bolero que sin duda nos recuerda al RE.

Debo confesar que la primera impresión al escuchar Futuro fue “¿Qué demonios es esto?”, ya que es una canción muy difícil de digerir al principio; más cuando salió en año nuevo, cuando todos traen la buena vibra de los abrazos y la fiesta encima. Recordé cuando escuché Chilanga Banda por primera vez, tuve exactamente la misma sensación. Después de escucharla varias veces, entender la letra y comprender el concepto de Futuro en la voz marciana de Quique, se abrió el panorama. Contrario a FuturoResolana de Luna brinda música muy agradable al oído y es una magnífica ejecución por parte de Rubén. Es una pieza que podría haber sido extraída del SINO, sin ninguna duda.



Es increíble como los Tacvbos tienen una canción para múltiples etapas de la vida. Justo hace una semana uno de mis hijos me preguntaba, “¿Papi porque nos proteges tanto?” pregunta que al principio me fue difícil contestar. Mi respuesta fue la que cualquier padre hubiera dicho, porque te quiero, porque te quiero proteger, etc. Pero aun así era difícil traducir el sentimiento en palabras. El séptimo sencillo de este disco, El Mundo en que Nací, explica perfectamente el porqué de tal sentimiento; “…nada jamás me ha hecho tan feliz, como el día que llegaste a este mundo y por primera vez te vi.”

Curiosamente siguiendo una canción profundamente sincera, viene la canción más divertida del disco, Me Gusta tu Manera. Algo reguetonera a comparación de lo que hemos escuchado antes, más el tin-tilán al final le da un inevitable toque de risa. Esta es seguida por el danzón y el toque oscuro de Vaiven, una composición sin coro, que cuenta una historia en la playa, con una mezcla de fuego y oscuridad. Una vez mas, la excelente interpretación de Rubén.

Contrario a lo que los Tacvbos dicen, Que No es un tema que, a mi parecer, va más allá de amores y desamores. Esta habla de manejo de adicciones de cualquier tipo, tal vez no específicamente de drogas, sino tal vez un amor tóxico. El pequeño diablito que tenemos todos susurrándonos en la oreja izquierda, el cual siempre te tienta a hacer cosas diferentes, locas o indebidas. Diente de León es una canción al ritmo de jazz, difícil de interpretar, con un fondo de auto-sanación y un coro muy agradable y conmovedor.


Joey Waronker de Atoms for Peace, toca la batería en la mayoría de las canciones del disco, dándole un toque especial, suavidad y potencia a Disolviéndonos; la cual concluye con un solo de música totalmente psicodélico. El disco finaliza con Celebración que es, sin duda, la canción mas vacía del disco, y un poco perteneciente al primer disco. Sin embargo está es una canción festiva, ideal para abrir un concierto.

Los Tacvbos están madurando y envejeciendo, al igual que sus fans noventeros, pero al mismo tiempo evolucionando. Discos como este los mantienen jóvenes a ellos, al igual que a sus fans de trayectoria. Sin embargo, no se olvidan de lo tradicional ya que, por ejemplo, una canción como Celebración se asimila al primer disco, o Matando quedaría bien en el Objeto Antes Llamado Disco.

Si algo nos queda claro, es que Café Tacvba se reinventa con cada disco que lanza. Son criticados con frecuencia porque no suenan igual que antes, pero este disco es una mezcla de sonidos, algunos que hemos visto anteriormente y otros que no, con el que probablemente le darán gusto a todos sus fans. Que van a decir los haters ahora? En Jei Beibi hay una canción para todos.


Facebook Comments