El problema con la existencia de Jesús

Se acercan las fechas navideñas (para los que viven en un ambiente de influencias cristianas), tiempo de reflexionar sobre muchas cosas de la vida, entre ellas, el significado de la festividad que se celebra. El día en especifico, el 25 de diciembre, sería el día del solsticio de invierno en el calendario de Julio Cesar, y un error de conversión en el gregoriano (el que utilizamos). Obviamente, no puede ser considerado el día de cumpleaños de Jesus en especifico, pero ignorando esto, la celebración se basa en una afirmación bastante fuerte y que amerita evidencia: que Jesus nació (y por lo tanto existió).

Antes de cualquier argumento, algo debe quedar claro: No se puede afirmar que algo sucedió solo por que no existe evidencia de lo contrario. Aquí no se pretende demostrar que Jesus no existió, lo que se presenta, son datos sobre la falta de evidencia para sustentar el argumento de su existencia.

Contradicciones en la biblia. La biblia es extendida de forma continua en la base y los arcos representan contradicciones entre dos versos de la misma. (Fuente: http://bibviz.com)

El argumento bíblico:

El principal argumento teológico cristiano para la existencia de Jesus son los evangelios canónicos (Mateo, Marcos, Lucas y Juan). La clave aquí es el nombre de Jesus en arameo Yeshu’a, que significa salvador. Los evangelios entonces caben perfectamente en un contexto de historias y narraciones judías sobre míticos salvadores genéricos en su tradición de sabiduría popular. También cabe recalcar que los evangelios no son documentos históricos relevantes, ya que no son contemporáneos al sujeto y tienen el propósito particular de promover una agenda teológica (desde el punto de vista cristiano).

Otros problemas graves: Marcos no fue quien escribió ‘su evangelio’, el autor es desconocido. Se cree (con bastante certidumbre) que los de Lucas y Mateo no fueron escritos de manera independiente, si no que se basaron en el de Marcos (o en el texto en el que se baso el de Marcos), el cual fue editado de varias maneras para intentar hacerlo consistente con los nuevos (y de todas maneras tienen muchas contradicciones). De esta manera, solo serian dos textos independientes, Marcos y Juan, los cuales son tan independientes que no son consistentes y contienen numerosas contradicciones y eventos irreconciliables.

Un dato interesante es que se cree que el evangelio de Marco se escribió entre los años 66-70; años que coinciden con la revuelta judía en Jerusalén del 66 y la toma de la ciudad por los romanos en el 70. La primera guerra judeo-romana culmino con la destrucción del templo de Jerusalén y la ciudad misma con bajas que rondaron de alrededor de 600,000 del lado Judío. Este evento es conmemorado en la tradición judía anualmente con el ayuno de Tisha b’Av.

Por ultimo, la evidencia física mas antigua de los evangelios data de la primera mitad del siglo 2 (un pequeño fragmento de el evangelio de Juan), y las copias mas antiguas que existen de los evangelios individuales enteros son aproximadamente del año 200.

Papiro mas antiguo de el evangelio de Juan, siglo 2.

El argumento por falta de evidencia:

Los textos existentes mas antiguos datan de la primera mitad del siglo 2, aproximadamente un siglo después de el evento afirmado. Se debe agregar que estos textos no son solo los evangelios sino también (solo) tres menciones de Jesus. Dos de estas menciones existen en el libro Antigüedades Judías de Flavio Josefo. El consenso académico es que la mayoría de este libro carece de autenticidad y que solo parte podría ser verdad. Una de las dos menciones es la siguiente:

“El hermano de Jesus, que era llamado Cristo, cuyo nombre era Jaime”

La otra mención cuya autenticidad es aun mas cuestionable (ya que nadie la noto hasta el sigo 4) habla de el Jesus mítico y la crucifixión.

La tercera referencia fue el la obra Anales de Tácito escrita en el año 116. La obra narra las vidas de 4 emperadores romanos desde Tiberio hasta Nero; en ella, Tácito escribe sobre la crucifixión de Jesus por Poncio Pilato en menos de una pagina de su obra. La critica principal es que como la obra fue escrita décadas después del suceso y no ofrece, ni menciona fuentes independientes en las que se baso, este testimonio no es mas valido que el testimonio bíblico.

En conclusión, la mínima evidencia es cuestionable en el mejor de los casos, y completamente inexistente en el peor. Este articulo no pretende convencer a nadie sobre la existencia o no del sujeto, eso requeriría un ejercicio en lógica del cual aun no estoy muy convencido que sea correcto. De ahí en mas, les deseo a todos buenas fiestas y mucho amor familiar.

¡Feliz Navidad!

Facebook Comments